La cuarta “P”, que será la primera

Construyendo PPPA lo largo de esta persistente crisis económica, y ante la sequía generalizada de contratación de proyectos públicos de envergadura, ha sido frecuente oír hablar del Partenariado Público Privado (Public Private Partnership, PPP) como fórmula a la que podría recurrirse para viabilizar proyectos necesarios pero carentes de posibilidades de financiación desde la Administración Pública.

Los humanos somos, esencialmente, creativos. Por ello, en la práctica, sucede con los grandes conceptos que diferentes actores hacen interpretaciones muy distintas, según su propia creatividad. Y el PPP no es una excepción. Así, no es raro encontrar políticos y gestores públicos que piensan, totalmente convencidos, que PPP quiere decir, sin más, que el privado aporta la financiación y ellos inauguran la obra. También se dan empresarios que creen, con igual convencimiento, que PPP significa que ellos tienen la iniciativa y la Administración Pública (o directamente el contribuyente), corre con el 100% del riesgo.

El convencimiento total con el que ambos grupos defienden sus tesis es de tal magnitud, que con sólo cerrar un instante los ojos, se nos ilumina la mente con un sinnúmero de ejemplos de las dos situaciones. Y la prueba definitiva de la solidez de ese convencimiento (junto con la evidente capacidad de influencia de unos y otros) está en que en muchos de esos ejemplos no estamos hablando precisamente del chocolate del loro, sino de cifras cien o mil millonarias… Leer más de esta entrada

Logros y retos de la gestión del agua en las smart cities

[English version]El día 14 de noviembre participé en la sesión plenaria de Medioambiente del Smart Cities Expo & World Congress de Barcelona,  bajo el título general de Retos para una ciudad más sostenible.

Según el propio programa de la sesión, la temática era: Las ciudades son uno de los principales consumidores de energía y recursos naturales. ¿Qué pasos deben darse para lograr ciudades sostenibles? ¿Qué nuevas ideas se han aportado para reducir las emisiones y el consumo de energía en las ciudades? ¿Cuál es el futuro de la gestión de aguas y residuos?

Los puntos principales que allí presenté fueron:

Leer más de esta entrada

Crowdsourcing, Crowdfunding,… Crowd-everything!

Crowd…everything!

En anteriores artículos hemos hablado de crowdsourcingy de crowdfunding. Y hemos visto que se trata de conceptos muy asociados a la economía digital y sus maneras que, situados en contexto, pueden ayudar a enfrentar de manera innovadora los retos globales actuales, tanto sociales como económicos, políticos y medioambientales.

En estos conceptos, obviamente la clave es el factor crowd, es decir la involucración de multitud de personas. Este factor es el que impulsa y da vida a los otros componentes de los conceptos citados: la consecución de recursos operativos en el crowdsourcing y financieros en el crowdfunding. Y este mismo factor puede ser también -y de hecho lo es- el impulsor de muchas de las innovaciones disruptivas que aporta la economía digital. Leer más de esta entrada

La escalabilidad en contexto

Según la Wikipedia, aparte del significado de escalabilidad en el ámbito de la electrónica (hardware, comunicaciones y software), existe una segunda acepción en el ámbito comercial, en el que la escalabilidad de una empresa significa que su modelo de negocio tiene un alto potencial de crecimiento económico dentro de la propia empresa (aunque esta segunda acepción se encuentra exclusivamente en la versión en inglés de la Wikipedia -a fecha 10nov12- bajo scalability). En esta versión en inglés, se complementa la definición indicada con este añadido: la capacidad de un negocio o tecnología para incrementar la producción sin incrementar significativamente los costes variables. Y es esta segunda acepción la que me interesa tratar aquí.

En un artículo anterior vimos cómo la economía digital acaba con los modelos clásicos de la economía industrial. Hemos visto también, en otro artículo en este blog, un ejemplo de cómo un par de amigos con recursos extraordinariamente escasos pueden acabar con modelos de negocio más que centenarios, aplicando las maneras de la economía digital. La escalabilidad que nos ocupa tiene mucho que ver con todo esto. Leer más de esta entrada