Por qué, para qué y cómo del Corporate Venturing (I)

Introducción

20180619 Corporate Venturing ISin duda, el Corporate Venturing (CV en adelante) está de moda. En este artículo no me referiré a las inversiones financieras que pueden hacer en start-ups las empresas consolidadas, a fin de obtener plusvalías en un futuro.  Me centraré, en cambio, en cualquier tipo de relación formalizada y mutuamente constructiva, con inversión o sin ella, que puede establecerse entre una empresa consolidada y una o varias start-up. Proliferan cada vez más las incubadoras y aceleradoras que ofrecen su ayuda a las grandes corporaciones y a medianas empresas para concretar ese tipo de relación. El concepto estimula a los directivos de estas organizaciones, empujados a innovar como sea, porque el relato de que quien no innova está muerto se ha impuesto de manera avasalladora. También las escuelas de negocios ofrecen foros, programas y paquetes sobre el tema a empresas y corporaciones para ganar seguidores y adeptos, manteniendo así un networking cotidiano con las fuerzas económicas del país.

Se puede buscar Corporate Venturing en Google o entre los documentos divulgativos producidos por las instituciones anteriores. De forma generalizada, con unas u otras palabras y matices, se encontrarán ahí recomendaciones para que las empresas consolidadas acometan este tipo de iniciativas, basándose en que así obtendrán las siguientes ventajas:

  • Agitar y estimular la cultura corporativa tradicional de la empresa, incorporando un mayor componente de cultura emprendedora.
  • Posibilitar la captura de nuevos talentos, con mentalidades más ágiles, más disruptivas y más frescas tecnológicamente.
  • Potenciar el branding propio entre los stakeholders de la empresa.
  • Incorporar habilidades y capacidades, difíciles de encontrar dentro de la propia organización, para generar nuevos productos y/o acceder a nuevos mercados.
  • Renovar los procesos internos de la empresa, reduciendo sus tiempos de ejecución mediante la aplicación de metodologías ágiles.

Ante esas ventajas, cualquier directivo mínimamente responsable compra inmediatamente el tema -a nadie le amarga un dulce-, y se vuelve a su puesto de mando absolutamente convencido de que hay que lanzar en su empresa un proyecto de CV lo antes posible.

Cuando yo estudiaba Ingeniería, uno de mis profesores solía decir que Toda idea es extraordinariamente fácil hasta que hay que dibujarla a escala. Y ése es precisamente el problema con el que se encuentra nuestro directivo cuando intenta poner en negro sobre blanco lo que quiere hacer. La gestión de la empresa se enfoca a obtener resultados, y cuanto antes mejor. Y las ventajas anteriormente señaladas apuntan en esa dirección, pero en un futuro no acotado. Se refieren a medios más que a fines. Y no se suele concretar la manera en que hay que emplearlas para conseguir el objetivo citado. Faltan pues los instrumentos para hacer el dibujo a escala. En mi opinión, dichos instrumentos hay que buscarlos en los dos entornos en que se desenvuelve la actividad de la empresa: su estrategia competitiva en el mercado (entorno externo) por un lado, y su organización y operación (entorno interno) por el otro. En este artículo me ocuparé del entorno externo. Dejaré el interno para otro próximo.

Leer más de esta entrada

Anuncios

Smart City Expo & World Congress 2016

Esta año participo con tres intervenciones en el Smart City Congress que se desarrolla en Barcelona entre el 15 y el 17 de noviembre. Más detalles aquí.

Emprendeduría corporativa: un caso práctico de aplicación

Reproduzco aquí el artículo que publiqué el pasado 18 de Diciembre en el Blog de Aqualogy sobre la iniciativa de capital riesgo que estamos desarrollando en el marco de las iniciativas de emprendeduría corporativa.

Emprendeduría Corporativa: una iniciativa que avanza en Aqualogy

La emprendeduria corporativa avanza

Hay quien dice que fue el legendario crack del management Peter Drucker quien acuñó por primera vez el término Emprendeduria Corporativa (Corporate Entrepreneurship, en su versión original) para referirse al desarrollo de nuevas iniciativas empresariales o de creación de valor dentro de una empresa u organización ya consolidada. El concepto involucra prácticas como las de un clásico emprendedor independiente, pero dentro mismo de la estructura de una gran empresa o entidad social. Así, los que trabajan en Emprendeduría Corporativa (EC en lo sucesivo) tienen en su organización la tarea de convertir una idea en un producto acabado y rentable comercialmente, aplicando innovación y riesgo. Leer más de esta entrada

Cartagena en clave

FR speakingEstuve ayer en Cartagena En Clave, un acto organizado por Hidrogea, La Verdad y otros en el incomparable marco de El Batel. Fue un verdadero placer compartir con los cartageneros su entusiasmo por su ciudad y su comarca. Y motivos no les falta. Yo había estado allí hace una decena de años, y debo reconocer que lo que vi ayer poco o nada tenía que ver con lo que vi en mi anterior visita. Cartagena ha tenido un desarrollo espectacular, resultando ahora una ciudad enormemente atractiva. Como es natural, el futuro depende ahora sobre todo de ellos. Y parece que están dispuestos y tienen las capacidades para que ese futuro sea aún mejor. Les hablé de smart cities, con un enfoque práctico, posibilista y orientado también a construir mejores ciudades para los ciudadanos, que son finalmente los que tienen las necesidades, piden las soluciones y evaluarán posteriormente los resultados. Y les hablé también de Vento, el fondo de corporate venture de Aqualogy, animándolos a que nos presenten start-ups con proyectos tecnológicos en busca de financiación.

A %d blogueros les gusta esto: