Austeridad versus Reinvención

El Cercle de l’aigua organizó una conferencia el pasado 27 de septiembre en el Auditorio de la Torre Agbar, en Barcelona. Allí, bajo el título La reforma del sector público, una necesidad ineludible, el profesor y secretario general de ESADE, Francisco Longo, defendió una reforma a fondo de las administraciones públicas españolas con el objetivo de mejorar su eficiencia y favorecer su competitividad y productividad. Según él, se necesita un cambio en el modelo de negocio en el sector público, que pasa por invertir en talento y en profesionales cualificados y profundizar en la colaboración público-privada.

Entre otras cosas, Longo afirmó que no solo con recortes se superará la situación actual. Es necesaria una estrategia de reforma del sector público. No puedo estar más de acuerdo con esta afirmación. No hay duda de que la austeridad es necesaria para salir de la crisis. El famoso titular The party’s over in Spain aparecida en The Economist en 2008, no por dramático era menos cierto. Nos habíamos acostumbrado a estirar más el brazo que la manga y eso tiene sus consecuencias. Pero, desde luego, una austeridad mal administrada puede llevarnos a todos al desastre absoluto. Y desgraciadamente es muy frecuente encontrarse con indicios claros de que no se está administrando bien. Y administrar bien requiere ineludiblemente administradores talentosos y bien preparados que sean capaces de reinventar los modelos de administración que se han venido utilizando en España durante los años del crecimiento, ahora tan añorados.

Efectivamente, no basta con reducir un determinado porcentaje de gasto público, lineal en todos los apartados. Es obvio, pero hace falta reducir selectivamente allí donde el gasto es menos productivo, y compensar en parte esta reducción, incrementando el gasto incluso, en aquellas partidas que mejoran la productividad y el crecimiento. Y eso requiere efectivamente una reforma en profundidad de las estructuras, criterios y modelos que aún emplea la Administración pública, y que fueron diseñados en su día para un contexto radicalmente diferente.

Traigo aquí a título de ejemplo el de las subvenciones que otorga la administración pública a determinados sectores productivos. La política de austeridad ha reducido drásticamente estas subvenciones por la falta de recursos de la administración. Como consecuencia, la producción en estos sectores ha caído por su incapacidad de hacer frente a sus costes en ausencia de las subvenciones a que estaban acostumbrados. Finalmente: empresas que cierran y personas al paro. La administración reduce la subvención, pero incrementa el pago del paro. Tenemos entonces menor producción, más personas en el paro con el drama que ello representa, y un ahorro para la administración que no es el de la reducción en la subvención, sino la diferencia entre esa reducción y el incremento del paro correspondiente. ¿Cuánto es esta diferencia? ¿Es positiva? Cabe pensar que sí, pero no he encontrado datos. Y como subvención y paro se gestionan en departamentos diferentes de las administraciones, no sería raro que en realidad no exista un responsable que pueda hacer el cálculo y tomar la decisión más lógica desde el punto de vista del coste/beneficio del total de la operación…

Pero no acaba aquí la cosa. Ante la reducción de la subvención algunos, como hemos visto, se ven obligados a cerrar. Pero los más innovadores contratan la producción en otros países de mano de obra más barata. Aunque las administraciones tratan de evitarlo y ponen todas las trabas legales posibles, estamos aquí, mi amigo, ante una cuestión de pura supervivencia. Y por tanto, por diferentes vías, estos innovadores pagan con el dinero de la subvención unos costes más reducidos en otros países, hacen su producto allí, y luego lo traen de vuelta para su venta. Conclusión: el dinero de la subvención sale del país y los que en condiciones habituales habrían hecho aquí la producción se van al paro, incrementando con ello los costes de la administración y logrando que la subvención otorgada genere riqueza fuera de nuestro propio país.

Es sólo un ejemplo, pero muestra a las claras que un -en principio- sano intento de austeridad (reducir las subvenciones) no es suficiente. Hace falta reinventar todo el sistema. En el caso de las subvenciones, por ejemplo, quizás sería mejor subvencionar a los que vienen de fuera para que contraten y dinamicen aquí la economía. De esta manera, el dinero no saldría de aquí, se dinamizaría la economía local y se podría contratar a más trabajadores nacionales,

Es claro que en la dramática situación de crisis en que nos encontramos, los modelos y los instrumentos tradicionales no sirven en la misma manera que servían antes. Algo similar ocurre con el seguro de desempleo: se trata de un sistema diseñado para tratar un problema de paro en el entorno del, digamos, 5%-8%, y en el que los trabajadores pasan por el paro de manera mayoritariamente transitoria, entre que salen de un trabajo y entran en el siguiente. No es lógico pensar que el mismo mecanismo, con las mismas características, puede ser igualmente útil y eficaz para tratar situaciones de desempleo del 25%, fundamentalmente centrado en los jóvenes y de larga duración. De nuevo: hay que reinventar el sistema. No se trata, como es lógico, de desmontar el seguro de desempleo: se trata de reinventarlo, adecuándolo a las actuales circunstancias, desde luego evitando el drama social, pero intentando a un tiempo impulsar la economía productiva y la competitividad. De lo contrario nos podemos encontrar en el caso de la pareja de náufragos en la que uno sabe nadar y el otro no: a menudo, los esfuerzos del no nadador para salvarse, estirando denodadamente del nadador hacia abajo, acaban finalmente con ambos ahogados.

Por eso encuentro tan acertadas las palabras del Profesor Longo. Necesitamos gente talentosa y capaz en la Administración para acometer una ineludible reforma en profundidad. De otra forma…todos ahogados.

Safe Creative #1210052465835

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s