La gestión del agua en las Smart Cities

Como es sabido y ya hemos comentado en un post anterior, en los últimos tiempos el concepto de smart city ha ido ganando una presencia muy destacada entre las personas e instituciones públicas y privadas responsables de la gestión de las ciudades, los proveedores de servicios urbanos y las compañías de tecnologías de información y comunicación. Como sabemos, este concepto se orienta a la búsqueda de la eficiencia, la sostenibilidad y la calidad de vida en las ciudades, a través de las posibilidades que ofrecen hoy las tecnologías de la información y las telecomunicaciones. Leer más de esta entrada

Las redes sociales: una necesidad ancestral

Día de salida de Facebook a la bolsa

No es fácil contradecir la idea de que las redes sociales están cambiando significativamente la manera en que nos relacionamos en el mundo actual. A pesar del descalabro que Facebook ha sufrido en bolsa (junto con otros modelos de negocio que no acaban de fructificar), la realidad es que el número de usuarios no para de crecer. La gente queremos estar en y queremos usar las redes sociales. Nos gusta, nos hace sentir importantes y ampliamente relacionados.

Lo que a mí me parece curioso es que tendamos a pensar que se trata de un fenómeno nuevo. Y efectivamente son nuevas las herramientas informáticas y la telecomunicación, pero la realidad de base dista mucho de ser nueva. Leer más de esta entrada

Sobre el concepto de “Smart city”

[English version]

Las estadísticas lo muestran bien claramente. A partir de 2011 se produce una explosión en las búsquedas y en el número de noticias que Google publica sobre Smart Cities.

Global trends on “Smart Cities”. Fuente: Google trends, 19/8/12

El concepto Smart City siempre me ha parecido muy curioso. Efectivamente, es frecuente oir en congresos y seminarios que no se trata de un concepto bien definido, y que cada uno lo utiliza un poco según sus criterios personales. Hay acuerdo general en que tiene que ver con la utilización de la tecnología y las comunicaciones, con la sostenibilidad, con la calidad de vida en las ciudades,… Pero efectivamente cada uno lo utiliza un poco a su antojo y barre para casa según sus intereses. Por ello, no falta quien piensa que debería establecerse algún tipo de normalización, de forma que todos estuviéramos de acuerdo en un significado concreto, único y universal. Sin despreciar las evidentes ventajas de la sistematización y la normalización, yo creo que en algunos contextos esta falta de definición concreta es uno de los principales atractivos de este concepto, como veremos más adelante. Leer más de esta entrada

Internet, un tsunami (I)

Como es sabido, Internet nació para facilitar la comunicación entre centros de investigación. Se trata pues de una herramienta de origen académico, con el inocente objetivo de compartir información y conocimiento. Con el tiempo, no obstante, Internet se ha convertido en un tsunami, capaz de destruir de la noche a la mañana (por reconversión) modelos de negocio que han estado vigentes y han sido respetables y respetados durante centenares de años.

Así, posiblemente nadie discute que Internet ha contribuido enormemente al progreso general y ha aportado soluciones increíbles en muchos ámbitos de nuestras vidas. Pero no es menos cierto que ha arrasado literalmente con la fuente tradicional de ingresos de numerosas actividades. ¡Que le pregunten si no a los artistas audiovisuales, a las productoras discográficas, a las editoriales de libros, a los servicios de correo postal, etc. etc.! Leer más de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: